Música

Estuvimos Ahí: Sun Kil Moon @ Niceto

by Colaboradores 07/09/2016
  

El gran Mark Kozelek y su banda Sun Kil Moon pasó por Niceto para llenarnos de su música. ¡Enterate cómo estuvo su emocionante show!


Debería haber sido una noche muy fría como cualquier otra de invierno aquel martes 16 de agosto último, pero no, el clima agradable acompañaba aquella velada y servía como analogía ideal para lo que iban a vivir aquel puñado de personas presentes en Niceto Club: el show debut en esta parte del mundo de Sun Kil Moon, el proyecto musical comandado por el histórico y prolífico Mark Kozelek.

En apariencia distantes, largas y sombrías pero en el fondo cálidas y conmovedoras, las canciones de Sun Kil Moon son un golpe tras otro al corazón, ahí donde más duele. Canciones sobre la muerte de seres queridos, relaciones truncas, amor, desamor, historias mínimas sobre la cotidianidad y los deseos mundanos que nos hacen humanos. Siempre cubiertos por una atmósfera melancólica y atravesados por su profundo barítono registro vocal, los discos bajo la firma de Mark son como diarios íntimos abiertos a través de los cuales uno lo puede conocer a la perfección sin haber cruzado una sola palabra con él y casi que también redescubrirnos nosotros como personas a través de la fuerte identificación y empatía generados al escucharlos. Y siempre fue así, desde aquellos lejanos años junto a su legendaria primera banda llamada Red House Painters con la cual le dio forma al denominado "sadcore" o "slowcore" a comienzos de los 90's desde la ciudad de San Francisco, California.

Con tan inmenso background a cuestas y una discografía casi perfecta derrochante de genialidad, el primer y único recital que dio SKM en Sudamérica tuvo una carga emocional muy fuerte. No importó que la asistencia fuera reducida (Mark está acostumbrado a no llenar los lugares en los que toca), las casi 2 horas y media que estuvo sobre el escenario de Niceto difícilmente se lo olviden quienes tuvieron la fortuna de presenciarlo. Acompañado para la ocasión por Nick Zubeck en guitarra, Chris Conelly en teclados y el gran Steve Shelley (ex Sonic Youth) en batería, Mark dio el puntapié inicial con una versión menos minimalista y electrónica de "Somehow the Wonder of Life Prevails", canción con la que cierra Perils From the Sea, el bellísimo álbum que grabó bajo su propio nombre junto a Jimmy LaValle (cerebro de los geniales The Album Leaf). La lista de temas prosiguió con la eléctrica "America's Most Wanted Mark Kozelek and John Dillinger" extraída del álbum sin título grabado este año junto a los ingleses postrockeros de Jesu (de ese mismo disco tocaría más adelante "Fragile" y "Exodus") para después dar paso a la delicadeza melancólica de "Dogs", una de las tantas joyitas de Benji, el enorme álbum de 2014 unánimemente aclamado y que significó un repunte en su carrera.


Mark estaba particularmente de muy buen humor y bromeaba con el público entre tema y tema confesando que hace mucho quería venir pero no fue hasta ese momento que se pudo dar la oportunidad gracias a la gestión de Nicolás Pauls quien lo invitó a grabar un disco de spoken word el año pasado a beneficio de La Casa de la Cultura de la Calle (ONG encargada de brindarle inclusión social a niños y adolescentes en estado vulnerable). Precisamente como gesto de agradecimiento y como para distenderse un poco, Nicolas fue invitado por Mark para interpretar una versión del clásico de Frank y Nancy Sinatra "Somethin' Stupid", después otro cover más ("I Got You Babe" de Sonny & Cher) y punto final para el segmento anecdótico de la noche.

Al ser un músico tan prolífico y prácticamente no parar de componer nunca, Kozelek edita todos los años discos por lo que ya tiene casi listo un álbum doble llamado Common as Light and Love Are Red Valleys of Blood a ser publicado en 2017 y del cual estrenó 2 canciones nuevas: "Me We" y "I Love Portugal". De aquí en adelante se vendría una seguidilla de clásicos. "Birds of Flims" y "The Possum" del álbum Universal Themes; "Richard Ramirez Died Today of Natural Causes" y "Micheline" (probablemente a más de uno se le haya hecho un nudo en la garganta y el corazón al escucharla)  del álbum Benji y hasta una improvisada versión de "Carry me Ohio" de su primer álbum Ghosts of the Great Highway ante la insistencia de los fans presentes que la pedían y la reticencia de Mark por tocarla (según palabras suyas representa una etapa de su vida con la que ya no se siente identificado y prefiere dejar aquellas viejas canciones fuera del repertorio).

Se van y vuelven para los bises. Toca el turno de la conmovedora "I Can't Live Without My Mother's Love" de Benji, oda al amor maternal incondicional que sólo puede cantar alguien que ha vivido tanto y empieza a hacer las paces con la vida como Kozelek. El cierre es emotivo con un cover de "Win" de David Bowie, dedicada a la memoria del Duque Blanco.

A pesar del poco público una ovación inmensa se apoderó del lugar mientras se despedían, y no era para menos, nadie quedó indiferente ante semejante experiencia. El raudal de sentimientos desplegados durante esas más de 2 horas y 16 canciones por aquellos 4 enormes músicos sobre el escenario de Niceto fueron capaces de conmover hasta los corazones más duros y quedará grabado por siempre en la memoria de aquellos afortunados que estuvimos allí para disfrutarlo.


PH y texto por Juan Dextre

Chequeá nuestro review de "Benji" acá.



Colaboradores

Colaboraciones de los mejores amigos de Revolutio. ¿Querés colaborar? Escribinos entrando a 'contacto' en la parte inferior de la página.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS POPULARES