Cine

Review - Captain America: Civil War

by Colaboradores 18/05/2016
  

La tercera película de Capitán América apuesta por el conflicto con otro grande del género, Iron Man, y resulta en una buena dosis de entretenimiento sumada a la presentación de nuevos personajes.


A esta altura de las circunstancias, la salida al cine a ver una de Marvel es un rito: ir con amigos, esquivar spoilers, esperar el siempre bien recibido cameo de Stan Lee, y apenas moverse cuando termina la película, al saber que hay algo más para ver después de los créditos. La última entrega de este gran universo, Captain America: Civil War, apuesta al enfrentamiento entre dos gigantes como son Iron Man (Robert Downey Jr.) y Capitán América (Chris Evans), la presentación de nuevos personajes, excelentes escenas de acción, y el toque infaltable de comedia en su medida justa.

Los hermanos Anthony y Joe Russo continúan la historia tras lo sucedido en Avengers: Age of Ultron y Captain America: The Winter Soldier. Civil War es el clímax natural de aquellas dos, resultado de cómo han sido ubicadas las piezas en el juego, por lo que supone que el espectador esté al tanto de las anteriores películas del llamado Universo Cinematográfico de Marvel. Este Universo es diferente al de los cómics en los que está basado. En ambas versiones, Civil War tiene la misma premisa: el enfrentamiento, a partir del límite ejercido por el gobierno de EEUU para controlar sus actividades, entre dos bandos liderados por Iron Man (a favor) y Capitán América (en contra). El Acta de Registro Superhumano que presenta el cómic obliga a todo aquel con poderes, o que utilice la tecnología para tales resultados, a informar sobre su naturaleza al gobierno y registrar sus datos personales. La película plantea solamente un control de actividades sin revelar identidades, detalle que en el cómic es principal ya que implica que los supervillanos que adhieran al Gobierno puedan dar con información antes secreta de los superhéroes, y tiene más peso como motivo del enfrentamiento. Aunque las motivaciones de las partes en discordia quedan claras en su versión cinematográfica, arrastrando Iron Man la culpa de la creación de Ultrón, y confiando el Capitán América en su propio juicio más que en el del Gobierno, la tremenda magnitud del conflicto por momentos parece forzada, más teniendo en cuenta la historia original en la que está basada. Dicho esto, la resolución también es frustrante y poco arriesgada en relación a la división de bandos que se gestó en las redes sociales durante los meses anteriores al estreno (#TeamCap vs. #TeamIronMan). Teniendo oportunidad de dar un giro y cambiar el Universo cinematográfico de Marvel por completo, al final opta por el camino más seguro. 

A pesar de incorporar temas políticos cercanos al mundo real, Civil War no deja mucho en un nivel más profundo, sin embargo triunfa por el valor de su entretenimiento. La fórmula de los hermanos Russo es refrescante, de ritmo enérgico. Gran parte de esto se debe a la mezcla entre personajes antiguos y nuevos, dándole suficiente atención a cada uno para mantener fresco el aire mientras se desarrolla la trama principal. Iron Man y el Capitán nunca dejan de ser el centro de la cuestión, mientras Black Panther (Chadwick Boseman) y el divertidísimo Spider-Man (Tom Holland) debutan en este Universo, generando expectativas sobre sus películas como protagonistas dada la gran forma en la que son introducidos e integrados. El villano de esta entrega es Helmut Zemo (Daniel Brühl), cuya motivación es genérica y sin muchos matices, sin embargo, su arco está tan bien manejado dentro de la historia que, sumado a la capacidad actoral de Brühl, el personaje resulta más vivo y digno que los típicos villanos de películas de superhéroes.

Llamativa es, por su calidad, la escena de la batalla entre ambos lados en el aeropuerto, ya anunciada en el trailer. Definitivamente la más espectacular del Universo Cinematográfico de Marvel, es admirable como los Russo incorporan a cada personaje, con sus personalidades, poderes y estilos de pelea ubicados puntualmente al servicio de la acción, la cual es coherente y distintiva. Es la representación perfecta de cómo Civil War balancea el conflicto central con la aparición de un montón de personajes. No cambia completamente el juego como pareció anunciar, sin embargo, es un paso adelante para el Universo Cinematográfico de la franquicia que sigue dando al público lo que les gusta ver, sumando chispas de creatividad.


Por Mar Almazán.

Colaboradores

Colaboraciones de los mejores amigos de Revolutio. ¿Querés colaborar? Escribinos entrando a 'contacto' en la parte inferior de la página.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS POPULARES