Cultura Pop

Moda a la Carta: Zoolander

by Colaboradores 02/02/2016
  

Zoolander, una de las obras maestras de Ben Stiller, no podía dejar de ser analizada en profundidad en esta columna. Ante la inminente salida de su secuela, repasamos la moda y vestuarios que nos dejó este clásico de la comedia.


A diferencia de las anteriores publicaciones, donde destacamos la moda en relación al trabajo de estilismo que recibieron los protagonistas, esta vez les traemos una nota sobre una película que presenta la moda no como complemento de si misma, sino como argumento y contenido explícito del film. Una creación humorística que nos muestra el mundo de la moda y sus adentros, así como cada uno de los componentes que lo forman, desde las gráficas, el armado de las pasarelas hasta los productores, estilistas, la prensa, las marcas, agencias de modelos, etc. ¡Hoy vamos analizar Zoolander!

Bien, la historia ya todos la conocemos: un Manhattan futuro, glamoroso y refinado donde arden las pasarelas, las revistas y las miles de publicidades nuevas a cada segundo, los celulares son del tamaño de un pulgar y las computadoras, bueno, son de tubo pero traslúcidas y levemente pigmentadas, aunque también podías ver su interior y era grandioso además de su forma ovalada súper futurista, así que para el año 2001 (que fue cuando se estrenó Zoolander) estaba bien pensado porque no eran conocidas aún. Continuando, les decía entonces, que esta ciudad excéntrica y extremadamente brillantina, fue creada por dos fantásticos, gloriosos, seres que lo entienden TODO: el diseñador de producción, Robin Standefer y el diseñador de vestuario, David C. Robinson. Y ahora dejémonos penetrar por dos personajes pertenecientes al mundo del cine detrás de escena a quienes vamos a  amar.

Entre algunas de las recopilaciones que pude hacer sobre los testimonios que brindó Standefer a los diferentes medios, existe una confesión sobre la idea que tuvo Robin de querer crear la producción de la película al igual que se diseña una revista de moda. Cuando vemos una revista Elle o Vogue por ejemplo, y nos encontramos con una foto de editorial de alguna marca que ocupa la pagina entera y al dar vuelta la hoja, vemos otra vez lo mismo y así sucesivamente, es la manera en que las imágenes bombardean constantemente la imaginería costosa que se consume de un modo totalmente excesivo.  De esta forma es que ambos productores visualizaron la magia aplicada en Zoolander para que a cada segundo estallen anuncios, fotos, flashes, y miradas “Acero Azul”, ademas de estar repleta de cameos (realmente son como al rededor de 30 cameos los que se utilizaron en este film).

Por supuesto voy a destacar uno de dichos cameos, y es la participacion de David Bowie como jurado de un debate entre los dos modelos. Sabemos abandonó este mundo a sus 69 años en esta misma semana tras 18 meses de batallar un cancer muy duro. Para “The Starman” nada estaba fuera de sus limites. Maquillajes, lentejuejas, charol, parches en los ojos, cabello naranja, chalinas, capas, tacos, rojos y verdes, hicieron su camino mientras representaba el aspecto andrógino en la sociedad de los ´70. ícono de moda, de trascendencia. David siempre fue todo lo que esta bien en este mundo. Un ser de otro planeta, sin tabues, con una naturalidad absoluta, por supuesto que una inspiracion tambien para nosotros los productores, creador de tendencias, personaje intergalactico al igual que el maravilloso legado musical que nos ha dejado. Y ante la tristeza que esta perdida nos ocasiona, vamos a recordarlo también en este post, con una de las escenas mas divertidas y sabrosas en las que actúa David.


Zoolander, es seleccionado por Mugatu (Will Ferrell) y su gente como el modelo más idiota del mundo, que les viene genial para hacerle un lavaje de cerebro super express y convencerlo de matar al Primer Ministro de Malasia, un hombre con ideas copadas de acabar con una industria extravagante y superficial ganada a costa de la explotación de miles de trabajadores año tras año. Claro que la pelicula mantiene constantemente esta exposicion del narcisismo que se vive en el mundo de las pasarelas entre diseñadores, productores, fotografos, modelos, agencias, etc.




El vestuario utilizado es de los mas sabrosos en cuanto a texturas, estampas y colores que se han implementado para la producción. David Robinson cuenta que Ben Stiller, quién ademas de ser el protagonista es el Director del film, los ha empujado a crear con total libertad todo lo que se les ocurra en sus creativas y estimuladas mentes. Y nosotros, los diseñadores de moda, les besamos los pies a cualquier jefe que nos brinde tan gigante espacio. No hay nada más rico que trabajar sin limitaciones. Es por eso que salen estas ideas maravillosas de crear en Zoolander un look fino y sofisticado como su persona pero con la extravagancia que una figura como él, requiere. Se pensó entonces que su marca registrada sea el porte de los “Total Look” (estilismo compuesto por piezas de igual estampa y/o color) y relevancia que le han dado desde el bloque de fotografía a los trajes ha sido maravilloso.


Los diseños están claramente avocados al furor de la moda en los años 90 donde dominaron las texturas de piel de serpientes. Esto se puede ver claramente en la escena en que Derek regresa a su pueblo originario después de ser derrotado por Hansel en el famoso “Walk-off”, y lleva un traje de Covalli que marcaba el ultimo grito de la moda en ese tiempo. Por otro lado, vale la pena destacar la creatividad aplicada en estos estilismos asombrosos, tanto en el caso de Derek como el resto de los personajes. David y Robin han sacado prendas practicamente de la galera, revolviendo entre sobras de vestuarios tirados a la basura (porque ya nadie los consideraba) y de esa forma  creando de a poco cada uno de los looks que podemos ver en el film. La magia de la transformación.




En lo personal, me resulta interesante cómo la película está creada con una complisidad que satisface tanto al publico que la elige por la moda, así como a los espectadores que la eligen por las burlas que se hacen en base al mundo de la moda. Pienso que es menester destacar la delicadeza con que se manejaron para conformar a estas contrariedades sociales. Ojo que también se merece un reconocimiento extra el vestuario del personaje Matilda (una periodista que persigue a Mugatu para desenmascarar sus intenciones y que todos sepan quién es), ya que es la única que trae normalidad y cordura a este mundo de locos excéntricos. Su look esta conformado en general por jeans, remeras y sacos largos de cuero. Es todo lo que se usaba en los ‘90 pero dentro del perfil menos jugado. Hay armonía en sus looks y tranquilidad en su persona. Es ella quién, la mayoría de las veces, deja en exposición la idiotez que cometen los personajes más extravagantes. Es el ser inteligente y racional, pero a la vez tiene una paciencia admirable para soportar las incoherencias que la rodean; sintiendo un profundo cariño por ambos modelos.

En definitiva, el film ha marcado bastante el mundo de la moda. Tal es el caso que en 2015, contrataron a Derek Zoolander y Hensel McDonald para cerrar la pasarela de Valentino la semana de la moda en Paris, luciendo dos outfits “total look” estampados que son la joyita de la colección. Despues de 14 años de haberse estrenado, estos dos personajes siguen teniendo trascendencia y causando risa en uno de los desfiles mas importantes del rubro. Por supuesto, se pueden tomar referencias de los miles de looks para andar por ahí con estilo y soltura, debido que cada bendito outfit en este film fue creado y supervisado por dos genios diseñadores.



Para este año se espera el estreno de Zoolander 2, que funcionará como precuela de la primera. Sin dudas, una de las películas mas esperadas del año.

Larga vida al Rey Bowie, siempre en nuestro corazón!

By Juli Abreu



Colaboradores

Colaboraciones de los mejores amigos de Revolutio. ¿Querés colaborar? Escribinos entrando a 'contacto' en la parte inferior de la página.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS POPULARES